Visitas

viernes, 20 de enero de 2012

La importancia de desayunar

¡Buenos días! En twitter ya he lanzado la pregunta de si habíais desayunado, pero, por si aún hay alguien que no conoce todos los beneficios que nos aporta tomar un desayuno completo, aquí va una pequeña guía ;)

Hoy en día, todos nos dejamos llevar por las prisas e invertimos el mínimo tiempo posible en realizar y disfrutar de la primera comida del día. Muchas personas consideran que han desayunado tras haber tomado únicamente café, zumo o galletas... lo que dista de las recomendaciones de dieta equilibrada.

Además, en muchos casos el almuerzo brilla por su ausencia debido a los rígidos horarios laborales, por lo que el desayuno, ese gran olvidado, se convierte en aliado para afrontar el día con el depósito lleno de glucosa, nuestro combustible energético.  

Muchos estudios demuestran los beneficios para la salud relacionados con tomar un desayuno completo y equilibrado:
  • Mejora el rendimiento intelectual, pues recarga la energía que el cerebro necesita después de una noche de ayuno.
  • Favorece una correcta alimentación en general, ya que quienes desayunan regulan mejor su apetito a lo largo del día y suelen llevar a cabo el resto de las comidas del día equilibradamente.
  • Contribuye a perder peso, muchas estudios han asociado que las personas que desayunan correctamente suelen tener menos grasa corporal y mantienen su IMC
  • Activa el metabolismo tras las horas nocturnas.
  • Reduce la ansiedad por comer y permite llegar al almuerzo o la comida con menos hambre.
  • Mejora el rendimiento físico, ya que los músculos reciben energía para ponerse "en marcha".
  • Previene alteraciones en el organismo por falta de energía tales como hipoglucemias (bajada de azúcar)
  • Mejora el estado de ánimo y el carácter en general, ya que éste también depende de la energía y los nutrientes con que cuenta el organismo.
 ¿Cómo debe ser el desayuno ideal?

Debe suponer entre el 20 y el 25% de las calorías totales del día. Para que sea equilibrado, deben estar representados como mínimo los siguientes grupos de alimentos: lácteos (leche, yogur, cuajada, queso fresco...), frutas y cereales (pan, tostadas, cereales de desayuno, galletas...). 

Aparte de estos, también pueden participar otros alimentos, como derivados cárnicos y dulces, en cantidades moderadas.

Cereales. Proporcionan hidratos de carbono que aportan energía, vitaminas y minerales. Los cereales integrales aportan, además, fibra.
Lácteos
. Contienen proteínas de calidad, calcio, vitaminas A y D, y vitaminas del grupo B (principalmente riboflavina o B2).
Frutas. Aportan hidratos de carbono, agua, vitaminas, minerales y fibra.
Derivados cárnicos.
Jamón cocido o serrano, fiambres poco grasos (de pollo o pavo), embutidos... Contienen proteínas de calidad con función formadora (de con
strucción de tejidos y células) y cantidades variables de grasa con función energética. 

Espero haberos convencido y que a partir de ahora os dediquéis 10 minutitos al día a nutriros  ;)

2 comentarios:

  1. Efectivamente el desayuno "engancha" aquellas personas que se han acostumbrado al café aumentarían bastante su rendimiento matinal con un buen desayuno.
    Pero si no se está acostumbrando cuesta abrir estómago a esas horas, hay que sacrificar 15 minutos de sueño y es imprescindible concienciar de ello.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario! a ver si entre todos conseguimos mover conciencias ;)

    ResponderEliminar